Se suele pensar que la habilidad y el talento de un instrumentista se refleja en lo rápido y limpio que es capaz de tocar pasajes complicados, pero lo cierto es que, al menos en el caso de instrumentos de cuerda, muchos intérpretes pueden tocar muy rápido, pero la verdadera capacidad y la técnica excelsa en un violinista se demuestran en los adagios, en los lentos y en los pianissimo. Es en ellos además donde mejor podemos sentir su capacidad expresiva, su musicalidad, donde el violín desata toca su capacidad emocional, y donde es más necesario ese difícil equilibrio entre tensión y relajación que caracteriza nuestro instrumento.

El adagio que os dejo hoy es en origen una pieza de un concierto para Oboe de Alessandro Marcello, un autor contemporáneo de Vivaldi, diletante de muchas otras disciplinas como las matemáticas, la filosofía o la música. Esta es su obra más conocida y programada, probablemente empujada por el éxito en los años 70 de la película “Anónimo Veneciano”, que la incluyó en su banda sonora, aunque ya J. S. Bach se había fijado en ella al realizar una transcripción para acompañamiento de clavecín. Y aunque la versión original Re menor es la de oboe, hace poco estuve probando a interpretar esta adaptación en Do menor para violín que ciertamente es una delicia y se ha convertido en una de mis favoritas.

La obra tiene dos versiones, iguales en lo esenciales pero con variaciones en la línea melódica y los adornos. Realmente la que suena en el vídeo no es la misma que os dejo en la partitura, pero ambas tienen el mismo espíritu. Una forma contenida pero intensa de tocar, herencia del carácter originario del oboe, para el que fue escrita.

En el vídeo de arriba interpreta Viktor Tretiakov, un gran exponente de la escuela rusa, ganador con solo 19 años del prestigioso Concurso Internacional Chaikovski, que toca un Nicola Gagliano de 1977.

Una pieza para escuchar (e interpretar) muchas veces.

Respecto a la partitura, os dejo más abajo la versión que yo he estado practicando, con bastantes cambios de posición, pero cada uno puede buscar los que más le gusten o se adapten a su nivel. Es una transcripción de mi profesor, Salvador Guiral, a quien agradezco su permiso para publicarla en Deviolines. También un audio midi para practicar, con el violín y el piano separados por canales, sólo tenéis que silenciar el derecho para escuchar sola la versión de piano.

Adagio en Dom

by Alessandro Marcello | Concierto para Oboe en Rem