Quizá no sea ningún prodigio del violín, pero es un portento musical: toca el violín, la guitarra, canta, silba, todo en la misma canción. Lo mismo interpreta jazz, folk, rock… Andrew Bird.