Una historia de la luthería, 2º parte: El estilo de construcción clásico cremonense