Una historia de la luthería, 3º parte: alternativas a los dos grandes clásicos cremoneses de 1700