En una hipotética lista de los temas más tristes yo incluiría esta sencilla y conocida melodía de amor que siempre me emociona y algún día quisiera poder tocar como se merece.

Danny Boy es probablemente uno de los temas más famosos en el mundo entero de la música tradicional irlandesa y, según la wikipedia, fue compuesta en 1910 por el abogado, músico y escritor inglés Frederic Edward Weatherley. Dos años después su cuñada Margaret, que había emigrado a Colorado, Estados Unidos, con su marido le remitió la música del ‘Londonderry Air’ que había escuchado a unos buscadores de oro. Weatherley adaptó inmediatamente su canción a la nueva música y la publicó en 1913, convirtiéndola en un gran éxito. Aunque la melodía había sido grabada con anterioridad, la primera grabación de la canción tal y como se conoce hoy en día se debe una grabación de 1915 de la cantante de ópera Ernestine Schumann-Heink.

De entre todas las versiones la que más me gusta es la de Nigel Kennedy, que por muy excéntrico que sea, no deja de ser un violinista de unas dotes y un poder de expresión extraordinarios.

¿Pero quién es Danny Boy?

Lo único que puedo dejaros es la letra con su traducción:

Oh Danny boy, the pipes, the pipes are calling
From glen to glen, and down the mountain side
The summer’s gone, and the roses falling
Tis you, ’tis you must go and I must bide.
But come ye back when summer’s in the meadow
Or when the valley’s hushed and white with snow
Tis I’ll be here in sunshine or in shadow
Oh Danny boy, oh Danny boy, I love you so.

And when you come, and all the leaves are dying
If I am dead, as dead I well may be
You’ll come and find the place where I am lying
And kneel and say an “Ave” there for me.
And I shall hear, tho’ soft you tread above me
And all my grave will warmer, sweeter be
For you will bend and tell me that you love me
And I shall sleep in peace until you come to me.

Oh, Danny Boy, las gaitas están llamando
de valle en valle, y contra la ladera de la montaña
El verano se ha ido, y las rosas se marchitan
Ahora debes irte y yo debo esperar.
Pero regresa cuando el verano vuelva a la pradera
O cuando el valle esté silencioso y blanco con la nieve
Yo estaré aquí haga bajo el sol o las nubes.
Oh, Danny Boy, oh Danny Boy, te quiero tanto.

Y cuando regreses, y todas las hojas hayan caído
Si estoy muerta, como bien podría ser,
Vendrás y encontrarás el lugar donde reposo
Y de rodillas dirás un “Ave” por mí.
Y lo escucharé, por muy suave que pises sobre mí,
Y toda mi tumba será más cálida, más dulce,
tú te inclinarás y me dirás que me amas
Y yo dormiré en paz hasta que vengas a mí.

 

P.D. Se me olvidó decir: “¡que paséis un feliz día de San Patricio!”

Aquí podéis adquirir las partituras de una bonita versión para dos violines:

Cover tiny file
look inside
Danny Boy for Violin Duet
Composed by Traditional. Arranged by David Burndrett. Score, Set of Parts. 4 pages. Published by David Burndrett (S0.70527).