Tocar con un violín...
 
Compartir:
Avisos
Borrar todo

Tocar con un violín para zurdos  

  RSS
Jesús Fernández
(@chusman)
Administrador Admin

Por el foro a veces ha preguntado gente cómo hacen los zurdos para tocar el violín. Yo suelo comentar que aprenden a tocar igual que los diestros, puesto que realmente ambas manos y brazos son igual de importantes a la hora de tocar. Aparte de las dificultades de conseguir obtener un violín de calidad configurado para zurdos, pensando en el ámbito profesional nadie contrataría a un violinista que se tiene que sentar al revés que el resto de la tropa, moviendo el arco en dirección contraria, sería bastante chocante.

Sin embargo acabo de leer un caso de un gran profesional que ha persistido en su manía zurdil, y se ha rehecho un par de violines para adaptarlos a esa posición. Lo cual no es moco de pavo, porque hay que cambiar bastantes cosas:

  • El clavijero, para que las clavijas se intercalen en otro orden y siempre sea cómodo digitar
  • El puente, que tiene que ser diferente y hecho a medida (no vale darle la vuelta, porque no son simétricos en ningún eje).
  • La barra armónica, que debe ir al otro lado de la tapa del violín
  • El alma que también cambia de ubicación
  • La mentonera, que si no es central, también cambia de posición y ha de ser especial específica para zurdos.

Martial Gauthier, el violinista terco del que estamos hablando, ha conseguido ser jefe de segundos violines en la agrupación Les Siecles, y parece que le va muy bien, os transcribo la entrevista que le hicieron en un medio de México:

El arco en la izquierda

  • ¿Cómo fue su época como estudiante de violín?

Yo empecé a tocar violín cuando ya estaba relativamente grande, tenía nueve años. La primera vez que cogí un violín fue en casa. Mi padre tenía un violín grande, de adultos, y lo cogí con la mano derecha. Empecé a tocar pequeñas melodías que sacaba de oído. Cuando fui al conservatorio recibí un violín de mi talla, mi padre simplemente cambió el orden de las cuerdas y mi primera profesora dijo “Bueno, ¿por qué no?”. Luego de unos meses, ella le preguntó a su profesor y él le dijo “¡No deberías hacer eso! Porque si ese niño se hace profesional, nunca conseguirá trabajo!”. Ella se preocupó y le dijo a mi padre “Intentémoslo de la otra manera” y durante dos semanas recomencé: fue una pesadilla.

  • ¿Qué diferencias hay entre su violín y uno normal?

La primera diferencia es el clavijero, lo cambiamos para que las clavijas se intercalen en otro orden y siempre sea cómodo digitar. El puente lo rotamos, pasamos la barra armónica al otro lado de la tapa del violín y el alma pasó al lado contrario. Y, finalmente, la mentonera también cambió de posición.

¿Ha tenido dificultades acomodándose en el espacio con los otros músicos? A veces, pero con Les Siècles eso no es problema porque siempre tocamos afuera del foso y estoy al frente. Para mí es mejor incluso, porque por la manera en que acomodo mi violín, el sonido se proyecta directamente al público, mientras que el de los otros segundos violines sale hacia el pasillo.

  • ¿Ha adaptado violines de diferentes épocas para tocar con la orquesta Les Siècles?

Sí, la mayoría de nosotros tenemos dos violines y dos o tres arcos (barroco, clásico y moderno). Algunos tienen tres violines, pero eso es muy costoso. Yo tengo dos: uno para repertorio de los siglos XIX y XX, simplemente cambio la cuerda Mi, y para el repertorio clásico y barroco tengo otro violín que siempre tiene buen encordado. Ese violín tiene las mismas adaptaciones que el moderno.

Fuente y entrevista completa aquí: https://www.elespectador.com/noticias/cultura/martial-gauthier-el-violinista-zurdo-articulo-674186

Cita
Publicado : 13/01/2017 2:45 pm
Compartir:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies