Hoy os traigo un interesante artículo que no es muy técnico, pero creo que clarifica bastante dudas y conceptos confusos que solemos tener acerca de cómo afrontar el reto de la improvisación.

Hay quien piensa que al improvisar simplemente se toca lo que sale de forma descerebrada lo primero que se nos pasa por la cabeza, o que son en realidad pequeños trucos y frases que uno suelta siempre que puede, o que el intérprete posee unos conocimientos tan grandes de teoría que todo obedece a complejísimas e inescrutables reglas armónicas.

Y el caso es que todo esto tiene algo de cierto y de falso, y creo que este artículo es bastante esclarecedor sobre la cuestión.

Michael Fox violinistaEl autor, Michael Fox, es un violinista y profesor de Los Ángeles (EE.UU.) con años de experiencia pedagógica. Michael ha tocado con todo tipo de grupos musicales, desde bandas de hip-hop, bluegrass, klezmer, música árabe, gospel, cumbia, rock, etc… En fin, un músico sin prejuicios y con una curiosidad insaciable que explora cualquier forma musical que se le presente, intentando siempre añadir su propia voz y creatividad.


Cuando emprendí mi actividad de “frotador de cuerdas” para crear música, no preveía lo versátil que podría ser, o cómo el mismo instrumento podía hacerme sentir cómodo en tan gran variedad de ámbitos. He colado mi sonido en todo tipo de situaciones – unas veces en proyectos que implican muchas horas de ensayo, y otros que involucran músicos de la calle que no conocía de antes que simplemente me veían y decían “¿Tío, por qué no te unes a nosotros?”

Una cosa que oigo decir mucho a los etnomusicólogos es que “la música no es un lenguaje universal, pero sí es un fenómeno universal.” En otras palabras, la misma pieza musical no va a significar lo mismo para todo el mundo. Dependiendo de muchos, a veces desconocidos e incontrolables factores, la misma canción puede sonar aterradora para una persona, triste a otra, emocionante a una tercera, romántica o espiritual a una última.

Pero no solamente la música  puede ser escuchada y sentida de muchas maneras diferentes, también puede ser interpretada de muchas formas. Tocar con un cuarteto de cuerda o tocar en una sesión en la calle junto a un atasco requieren diferentes partes del cerebro, y enfoques totalmente distintos para saber qué notas tienen sentido en un contexto particular. En el ámbito de la improvisación, hay diferentes maneras de aprender a hacer “jam” en una pieza. Creo que para ser verdaderamente competentes, todos los músicos deben ser estimulados a sentirse cómodos haciendo música de todas las maneras posibles.

Hay, creo,  al menos cuatro formas de abordar el aprendizaje o la creación de una canción, y los cuatro se puede utilizar para la improvisación. Para ordenarlo un poco, he decidido etiquetar cada modo de creación musical con la parte de nuestro cuerpo en la que esa manera se basa. Por supuesto, cualquier tipo de interpretación utiliza todas estas partes todo el tiempo, pero creo que ciertos estilos de música tienen unos requerimientos que hacen que una parte necesite más actividad en determinados momentos.

1) Tocar con la vista

Leyendo lo escrito en la partitura.

Este el camino enfatizado por la educación musical tradicional occidental, la lectura de partituras. Es una buena forma de aprender canciones, pero yo diría que no debería ser la única. Sin embargo, algunas personas importantes en formación de violín se burlan del proceso de lectura a primera vista, porque piensan que es poco creativo y una actividad mecánica y robotizada a los deseos de un compositor, que actúa como un dios. Sin embargo, esto no es realmente así. Las partituras proporcionan un modelo para una interpetación, pero todavía hay muchísimo margen para la interpretación creativa del individuo. Un compositor podría querer una canción que suene suave en una sección en particular, para lo cual, él o ella le pondrá una “p” para piano bajo la frase. Sin embargo, ¿qué significa “suave” significa realmente? Le corresponde al intérprete decidir cuanto de “piano” debe ralizarse. Eso es sólo una entre cientos de decisiones que un violinista debe tomar. Por eso Jascha Heifetz puede sonar tan diferente de Hillary Hahn. Y es por lo que, si eres un músico de formación clásica e intimidado por el concepto de “improvisación”, en realidad estás siendo más creativo y espontáneo de lo que eres consciente.

2) Tocar con el oído

Tocar escuchando e imitando, aprendiendo una canción de la misma manera en que un niño al crecer aprende la lengua.

Esta es la forma más común con la que la mayoría de las culturas del mundo aprenden sus “canciones populares”, y como el director de canto enseña a otros a unirse mediante la escucha, la imitación y la repetición. Una vez que una canción se ha repetido hasta ser aprendida, el orden depende de usted, y se puede improvisar en el momento, a menudo nunca se toca de la misma manera dos veces. Algunos estilos musicales, como la música árabe clásica, o las viejas melodías que se tocan en los Apalaches, permiten a varias personas tocar la misma canción juntos, pero con diferencias sutiles que cada músico trae, consiguiendo de la mezcla un todo.

Aquí hay una cumbia (un estilo popular de la música de baile de América Latina) canción que puede ser un buen punto de partida, como un ejemplo por su relativa simplicidad:

Después de escuchar atentamente a esta canción un par de veces, empezarás a notar que está onstruida en una escala menor, y tiene dos frases melódicas diferentes, a partir de diferentes tonos, ascendiendo primero, y descendiendo después. Intenta simplemente repetir la introducción de acordeón, y tratando de tocar a lo largo de su instrumento, escuchando y ajustando cuidadosamente hasta que las notas coincidan. En poco tiempo, empezarás a reproducir realmente esta repetitiva y pegadiza, hasta que la hayas interiorizado tanto en tus oídos, mente y dedos que puedas experimentar con ramificaciones o variaciones – manteniendo la melodía en tu cabeza, mientras pruebas otras ideas que te suenen bien.

3) Tocando con el cerebro

Usando los acordes para averiguar el esqueleto, “la canción detrás de la canción”, y entonces construir melodías que se ajustan dentro de esta estructura interna. Este es el método fundamental en la improvisación en el jazz, el rock, y la música pop.

Volviendo a la mencionada “Rumba Cha Cha,” una escucha atenta de la parte de piano nos enseña que hay más cosas en la canción que sólo la melodía. Conocimientos avanzados de composición o de la teoría de jazz podría dar mil vueltas a esta canción, pero en su nivel más básico, la canción va y viene entre dos acordes. – Mi menor y Re mayor.

Fijándonos en el piano, y tocando la tríada, o la (primera, tercera, quinta notas) de esas dos escalas te dará la melodía interna más básica, es decir.

E – G – B

y

D – F# – A

Así que son tres notas que se mueven hacia abajo, ya sea en un tono o medio tono. Para crear un solo que tenga sentido, tienes que tener en cuenta este movimiento, y hacer hincapié en esas notas. Por supuesto, en el calor de la interpretación, no tienes por qué ser consciente de todo eso. La práctica de las diferentes posibilidades de escalas y arpegios sobre la canción finalmente hará que el proceso se convierta en automático.

4) Tocando con el corazón (o las tripas, si lo prefieres)

Tocar espontáneamente, creando algo que es exclusivamente tuyo. Este es el hogar del compositor e improvisador. Ya sea pasando horas creando cuidadosamente una sinfonía, o explorando los sonidos que surgen cuando sin pensar dejas que tus dedos se deslicen sobre las cuerdas, utilizar tu propia voz musical es una parte esencial de lo que significa ser un músico completo. Sentirse cómodo creando música cuando no hay otras “reglas” que las que tú decides enriquecerá tu capacidad de tocar con verdadera expresión y corazón en todas las otras formas de tocar ¡Además de que es una gran terapia!

Diferentes personas encontrarán que uno de los caminos es más fácil para ellos, que los demás, y eso está bien. Pero yo creo que ya que la música se puede afrontar de todas estas maneras, mi objetivo debería ser sentirme cómodo con todos los ellas.

¿Crees que hay alguna otra manera o enfoque al interpretar música que me he dejado fuera? ¡No dejes de decirme lo que piensas!


 

Fuente: