Método de estudio i...
 
Compartir:
Avisos
Borrar todo

Método de estudio idóneo

2 Publicaciones
3 Usuarios
0 Me gustas
530 Veces visto
0
Publicación inicial

Hola a todos!

Me paso por aquí para preguntar una duda que me viene rondando la cabeza. En junio del 2022 tomé la decisión de aprender violín y en septiembre de este mismo año inicié clases particulares. Mi objetivo en este aprendizaje a mis 34 años no es otro que aprender a tocar el instrumento y, aunque la motivación de mi aprendizaje es simplemente por placer o afición, sí que me gustaría poder llegar a conseguir con el tiempo un sonido aceptable que sea agradable de escuchar a la hora de tocar mis obras favoritas (no aspiro a Paganini ni tocar en grupos, simplemente tocar algo en mi salón y decir: "jo, pues oye, el sonido se parece al del cd!!").

Mi profesora me recomendó dar una clase en semana y llevo este ritmo, sin faltar un sólo día, cada semana. La duda que me gustaría consultaros es sobre si el método de estudio que utiliza es el más idóneo. Desde septiembre hemos trabajado postura mano izquierda y derecha, escala de sol (redondas, blancas y negras), arpegios de sol, afinación (unísono, octavas, cuartas y quintas) y primeros 4 compases de los ejercicios 1, 2, 3 y 4 del Sevcik Op.1 libro 1. ¿Esto es un buen ritmo o, quizás, en estos 4 meses debería haber avanzado más? Ignoro cuál sería el ritmo idóneo y no tengo con qué compararme. Me llama la atención que no hemos tocado ninguna obra.

Millones de gracias por adelantado!! 🤗 🤗 

PD: práctico cada día 1/1.30 hora al día!

Esta publicación fue modificada hace 1 año por Ilva
2 Respuestas
0

Hola Ilva, tu profesora tiene pinta de rusa 😉 , yo te voy a dar mi opinión a riesgo de que Lucas se enfade por meterme en su sección.

Una clase a la semana es lo normal en estos casos, así como empezar con las posturas de manos y cuerpo. Escalas, arpegios y todo ese rollo es algo que se toca prácticamente toda la vida así que tampoco hay sorpresas ahí. Respecto al ritmo, bueno, cada persona es un mundo y no es sano compararse, los hay que avanzan a toda pastilla y otros que van mucho más lentamente, pero también pasa como en la fábula de la liebre y la tortuga, y gente con buenas dotes que apenas practica termina rezagándose o incluso abandonando porque en realidad no le gusta tocar...

Enfín, es tu profesora la que tiene que estar al tanto de tu desempeño con el instrumento y saber cuándo dar el siguiente paso, porque avanzar en un orden y velocidad correctos es importante.

De todos modos, parece un planteamiento muy de conservatorio y para personas con perspectivas serias, yo también empecé mayor, sobre los 27 y ahora, mirando en retrospectiva, aunque la enseñanza clásica es útil y siempre queda ahí como una buena base, hubiera preferido un enfoque menos conservador y dando cabida también a otros tipos de música y otras formas de plantearse la interpretación: más música popular, folk, pop, jazz, rock, ritmo, improvisación, más tocar en grupo y con acompañantes, y no tanto la disciplina de formarte para llegar a interpretar el concierto de Tchaikovsky. Porque realmente al final es mejor llegar a tocar muy bien cosas normales o no demasiado complicadas que tocar mal o regular cosas muy difíciles.

Lo que no me convence es que no hagáis repertorio, yo creo que eso se puede empezar a meter desde bastante pronto, aunque sean cosas muy sencillas, porque es que si no, tocar el violín puede terminar siendo una carga, una obligación que, si no tenemos un carácter realmente fuerte, nos puede llevar a cogerle manía al instrumento.

Tocar por placer también debe ser parte del aprendizaje, si no ¿para qué leches nos hemos metido en esto?

0

No me molesta en absoluto Jesus, y lo agradezco ya que llevo mucho lío.

A ver, esta pregunta que hace @Ilva tiene mucho sentido. Todos sabemos más o menos como ha de ser una clase de inglés, y si vamos a una academia que tiene un método pobre, sin audios, sin profesores nativos y con prácticas de aprender de memoria miles y miles de palabras... nos vamos.

Pero con un profesor de violín la mayoría no tiene ni idea de cómo debería ser una clase.
¿Es lo normal? ¿Está bien? ¿Progreso adecuadamente? ¿Cuándo dejará de sonar tan mal la cuerda mi? (por Dios).

Estas preguntas se suelen responder cuando después de un año y de casi cogerle asco al violín, muchos se cambian de profesor y se dan cuenta de que otra metodología es posible. Una donde se tenga un seguimiento por escrito de las clases, esté bien estructurada, se dé técnica y canciones al 50% motivando al alumno...
Eso solo lo descubrirás cuando cambies. Y… O te arrepientes y vuelves con tu antiguo profe, o triunfas como los pepinillos.

Personalmente por lo que dices... es una forma de enseñanza muy espartana enfocada a niños, que aguantan lo que les echen. Un adulto ha de aprender de otra forma.

La gran diferencia es que a un niño lo apunta un año (lo aparcan en una academia o conservatorio) y un adulto va porque quiere... y si no le gusta se va.
También está aquí el punto de confianza. Cuantos alumnos adultos tiene ese profesor. ¿Evolucionan bien, son felices, tiene buenas críticas en Google?

Y dosis de realidad...sonar como el CD, lo dudo mucho. Seguramente el violinista estudia desde los 6 años y su violin cuesta 50.000 o más.
Conseguirás tocar la misma melodía y te divertirás muchísimo tocándola. Eso si.

 

 

Esta publicación ha sido modificada hace 1 año 6 veces por Lucas Bittini - Violinbcn.com
Compartir: