Vengerov, de origen judío, interpretando la dolorosa Chacona del alemán J.S. Bach mientras recorre Auschwitz, para el documental “Holocaust: A musical memorial film from Auschwitz”.

Lo primero que llama la atención de ver interpretar a Vengerov es su fuerza e intensidad. No es difícil verle poner toda clase de expresiones y aspavientos llevado por su apasionada manera de relacionarse con su instrumento. A algunos puede parecerles forzado, pero a quienes conocen bien la interpretación musical, saben que estando ahí arriba generalmente no se es consciente de lo que hace tu cuerpo concentrado.

Personalmente, opino que su forma de tocar, su cara o sus gestos, aportan también significado a la interpretación y lo hacen único.

En el año 2007, por una desgraciada caída, Vengerov dejó prácticamente de tocar hasta hace muy poco, cuando ha vuelto lentamente a recuperar su virtuosismo y su pasión por el instrumento.

Biografía

Maxim Vengérov nació en Novosibirsk, la capital de Siberia Occidental, en agosto de 1974. A la edad de diez años, ganó el Primer Premio del Concurso de violín Junior Wieniawski de Polonia, después de haber estudiado primeramente con Galina Turtschaninova y, posteriormente, con el distinguido pedagogo Zakhar Bron, en la antigua Unión Soviética.

Ofrecía regularmente conciertos en Moscú y Leningrado y pronto comenzó a realizar debuts como solista con el Royal Concergebouworkest, la BBC Philharmonic Orchestra, y Valeri Gérgiev en el Lichfield Festival del Reino Unido, así como con la Orquesta Sinfónica Estatal de la URSS, bajo la dirección de Yuri Siminiov, durante una amplia gira por Italia.

Giras y Recitales.

Entre sus primeros debuts en recitales, están los ofrecidos en el Wigmore Hall de Londres, el Suntory Hall de Tokio, el Mozarteum de Salzburgo y el Concertgebouw de Amsterdam.

Además de ganar el Primer Premio en el Concurso Carl Flesch, en julio de 1990, Vengérov recibió los premios especiales a la interpretación y el premio del público. Durante el otoño de 1990 se trasladó a Tel Aviv.
En la temporada 1990/91 realizó su debut estadounidense con la Orquesta Filarmónica de Nueva York, así como su aparición con la Orquesta Filarmónica de Israel en Tel Aviv y durante una gira por Estados Unidos. Ha colaborado con muchos directores, entre los que cabe destacar a Yuri Temirkánov, Barenboim, Abbado, Mehta, Menuhin, Giulini, Sawallisch y Mariss Jansons.

Durante la temporada 1993/94 actuó con la Orquesta Filarmónica de Berlín, la Sinfónica de Chicago, la Philadelphia y la Washington National Symphony Orchestra, la Orquesta Sinfónica de Londres, la Orquesta Real del Concertgebouw y la Filarmónica de San Petersburgo. Vengérov y su acompañante, Itamar Golan, ofrecen regularmente recitales en los centros musicales de mayor prestigio mundial, incluyendo -en la temporada 1993/94- Nueva York, Los Angeles, Milán, Munich y Salzburgo.

En la temporada 1994/95 realizó una gira junto a la Orquesta Real del Concertgebouw por Italia y Sudamérica. Actuó junto a la Orquesta Sinfónica de Chicago, la Pittsburgh Symphony Orchestra, la Halle Orchestra, la Orquesta Filarmónica de Budapest, la Dresdner Philharmoniker, la Orchestre de la Suisse Romande, la Orchestre National de Bordeaux Aquitaine, la Orchestre Philharmonique de la Radio France, la Wiener Philharmoniker, la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Birmingham y la Orquesta del Teatro Communale Firenze, bajo la dirección de, entre otros directores, Chailly, Barenboim, Maazel, Muti y Rattle. En agosto del mismo año regresó a los London Proms para actuar con la BBCSO bajo la dirección de Yakov Kreizberg.

Grabaciones

Maxim Vengérov realizó varias grabaciones para el sello Melodiya, la antigua discográfica soviética, y sacó al mercado su primer álbum de recitales bajo la producción de Biddulph, una pequeña discográfica inglesa. Su verdadera entrada en el mundo discográfico tuvo lugar a los 15 años, cuando firmó un contrato en exclusiva con Teldec Classics. En mayo de 2000 concluyó dicho contrato y firmó con EMI Classics.

Ha grabado, entre otros, los conciertos para violín de Bruch y Mendelssohn con la Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, bajo la dirección de Kurt Masur, los conciertos de Shostakóvich y Prokófiev con la Sinfónica de Londres y Mstislav Rostropóvich, con el que también grabó los conciertos de Stravinski y Shchedrin, el de Britten, y el Concierto para viola de Walton.

Curiosidades.

Toca un violín construido por Antonio Stradivarius “Kreutzer” de 1727.

En 1997 Maksim Vengérov fue nombrado Embajador de Buena Voluntad del UNICEF siendo el primer intérprete de música clásica que ha recibido dicho nombramiento.

Actualmente es profesor visitante en la Academia Real de Música de Londres.