“Errar una nota es irrelevante, pero tocar sin pasión es imperdonable.”

Ludwig Van Beethoven

Desconozco si esta cita es auténtica o no, pero me parece adecuada para este hombre. Porque me gustan especialmente los violinistas heterodoxos, esos tipos (o tipas) un poco locos que parecen no haber casi pisado el Conservatorio, como si hubieran encontrado un violín en la calle y si hubieran puesto a experimentar con él. Puede que no tengan una técnica impecable, adoptan posturas poco recomendables, su vibrato no es académico, abusan de vicios y su producción de sonido es pobre (posiblemente me sienta identificado con todos esos defectos). Y sin embargo, se meten dentro de su instrumento, desaparecen en su interior, nos parece escuchar directamente su alma, con sus particularidades, manías y virtudes, y consiguen transportarnos a donde ellos están. Hay violinistas que parecen sentir la necesidad de tocar el máximo número de notas en el menor tiempo posible, de hacer de su actuación una demostración de capacidad técnica y musical; otros carecen de pudor y se entregan a una sinceridad brutal en la que sólo importa sumergirse, llevar al público a un estado anímico especial.

Conocí a Warren Ellis no hace mucho, escuchando su colaboración en algunas bandas sonoras que ha compuesto junto a Nick Cave. La desolación que experimentamos en “The Road, o el ambiente trágico de  “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford“, cuya banda sonora por cierto es fantástica, responden en gran parte a su obsesiva manera de tocar, su capacidad para sumergirnos en estados de trance.


Biografía

Warren Ellis nació (el mismo año que yo) en Australia de, según sus palabras, ancestros de origen inglés. Estudió violín clásico, trabajó de maestro de escuela y viajó por Grecia, Hungría, Escocia e Irlanda. Participó en diversos proyectos teatrales, colaboró con diversos grupos y solistas antes de formar, en 1992, su banda más longeva y también la que mejor le caracteriza, “Dirty Three“. Una sencilla agrupación de una guitarra, una batería y un violín, sin voces, sin líderes, con  gran carisma y mucha libertad.

Como muchos otros genios, Ellis no se ha limitado al violín, también toca la viola, el piano, el bouzouki, la guitarra, la flauta y la mandolina.

En 1995 fue invitado a participar en la grabación del nuevo disco del prestigioso Nick Cave y sus Bad Seeds; parece que el resultado de esta colaboración le encantó a Nick Cave, puesto que a partir de entonces no han dejado de hacer cosas juntos, formando incluso una banda paralela, Grinderman, con la que han grabado un par de albums.

A partir de 2005, y de la mano de Nick Cave de nuevo, comenzó una fructífera y labor de compositor e instrumentista en bandas sonoras como la ya mencionada “El asesinato de Jesse James…”, “The Road, “The Proposition, “Days of Grace o el documental “West of Memphis“.

Su quejumbroso sonido en la película “The Road:

Y, aunque toda esta música sería impensable sin su sensibilidad y el sonido de su violín, y su nombre está impreso en el mismo cuerpo tipográfico que el de Cave, parece que en realidad Warren Ellis prefiere situarse en un segundo plano, y la mayoría de la gente piensa siempre en el famoso Nick Cave como cabeza autora de toda esa música.


Dirty Three

Pero aunque su nombre sea sobre todo conocido por su relación con Nick Cave, es su primer grupo Dirty Three, el que mejor le define y donde expresa de forma más auténtica su verdadera personalidad. La banda la forman una improbable combinación de batería, guitarra (o bajo) y violín, casi siempre sin voces, que fluye de forma muy natural en un estilo indefinible entre el rock, la psicodélica, toques de jazz o blues, o incluso folk.

Dirty Three se formó en 1993 por la necesidad de pagar el alquiler. Nuestra preocupación principal al empezar era intentar tomar una foto de la banda en un ensayo. Al principio la banda tocaba música de fondo en la esquina de un bar, un bar probablemente no muy diferente de tu sala de estar. El volumen de la banda sobrepasaba el lugar. También tuvimos algún problema con el robo de un cubo de la fregona.

Antes de que Warren dejara que una barba se lo comiera:

Desde 1998, Ellis decidió vivir en París junto a su mujer francesa y sus dos hijos. Sin embargo, sigue teniendo tiempo para juntarse con sus amigos de Dirty Three para grabar de cuando en cuando, y su último álbum, de 2012 es una muestra de que están en plena forma y con una compenetración perfecta.

Uno de sus últimos conciertos, dentro de esa delicia de actuaciones que son los NPR Music Tiny Desk Concert

Enfín, ya es mi nuevo violinista no clásico favorito (soy muy cambiante en eso), así que he empezado a dejarme crecer el pelo y la barba a su libre albedrío.

Espero que también, como a mí, os transporte.

Fuentes:

Hipersonica

Entrevista BBC. UK 

Wikipedia

Touch and go

– Web oficial de Nick Cave and the Bad Seeds

– Sitio oficial del grupo Grinderman