Aunque Karl Jenkins es a menudo un poco hortera y efectista, lo cierto es que a veces me conmueve. Como en esta pieza, parte de su obra antibelicista The Armed Man. Especialmente emotivas las frases del celo. Y fascinantes también las imágenes del Universo elegidas para acompañarlo.