La última vez que llevé a encerdar mi arco (cambiarle las cerdas, no hacer cerdadas con él), y pagué la factura, empecé a pensar que seguramente no sería una tarea muy complicada, y comprando un buen material lo podría hacer yo mismo, ahorrándome unos eurillos. Pero dejé en tareas pendientes indagar cómo se hacía, de modo que pasó bastante tiempo hasta que me encontré un artículo que hablaba de ello y volví a acordarme de mi proyecto. El artículo en cuestión lo escribió un luthier (como no podía ser de otra manera) de Valencia llamado Pierre Guenego, con el que contacté solicitando su permiso para incluir el artículo de su blog en Deviolines, a lo que amablemente accedió.

De lo primero que me di cuenta es que no es una tarea tan sencilla. La segunda conclusión es que no iba a poder hacerlo con garantías sin practicar antes con algún arco viejo de los que no uso. Y lo tercero es que realmente el trabajo vale lo que cuesta.

Así que, aunque mi propósito inicial era publicar esto también para pudierais hacer el encerdado por vuestra cuenta debo desecharlo y aconsejaros que, si tenéis aprecio a vuestro arco, mejor lo llevéis a un profesional. No es que sea un trabajo dificilísimo o imposible, pero hacerlo rigurosamente sí requiere práctica para dejarlo perfecto, y dudo que os saliera bien a la primera.

Os dejo el artículo de Pierre.


“Encerdar arcos es una tarea que requiere una extrema precisión y organización. Muchos me han pedido de tratar de este tema, y allá voy. Pero son tantos los pasos para encerdar un arco que, la verdad, me da mucha pereza comentarlos todos, por eso he hecho unas fotos que representan los pasos a seguir para hacer un encerdado de calidad. Lejos de ser una clase para aprender este trabajo, es más una presentación de lo que hago (espero que bien).

1.

Después de observar atentamente el arco para ver si tiene pegas, se “desnuda” con cuidado, es decir se desmontan todas las piezas de agarre para poder quitar las cerdas viejas.

Aquí hay unas fotos de este proceso:

encerdado de arco

Se quita la anilla del talón tras sacar el tornillo y la vara

Quitando el pasador de la nuez

Se quita el pasador de la nuez

Encerdado de arco

Se extrae la cuña que sujeta las cerdas

Encerdado de arco

Soltamos las cerdas del talón

Encerdado de arco

Quitamos las cerdas de la punta

Encerdado de arco

El arco desunto, con todas las partes desmontadas

2.

Tras desnudar el arco, hay que preparar las nuevas cuñas que acoplen a la perfección para fijar las nuevas cerdas.

A continuación, algunas fotos de las nuevas cuñas para coger las dos puntas de las cerdas:

Encerdar el arco

Cuña en bruto

Encerdar el arco

Preparando y ajustando la cuña

Encerdar el arco

Ajustando la cuña

encerdar el arco

cuñas posicionadas

3.

Luego se preparan las cerdas, la colocamos en la punta del arco y quitamos lo sobrante de la cuña:

 

encerdar el arco

Preparando las cerdas

encerdar el arco

Colocando las cerdas en la punta

encerdar el arco

Colocando la cuña

encerdar el arco

Quitando el sobrante de la cuña

encerdar el arco

Recortando la cuña

4.

Se moja el pelo para hacerlo más elástico, y después de peinarlo le hacemos el nudo a la medida correcta:

encerdar un arco

Mojando las cerdas

encerdar un arco

Las cerdas en agua

encerdar un arco

Se peinan las cerdas

encerdar un arco

Peinando el encerdado

encerdar un arco

Se atan por un extremo

encerdar un arco

Se corta el sobrante

5.

Colocamos la otra punta de las cerdas, y la ultima cuña del arco.

encerdar un arco

Se coloca el otro extremo

encerdar el arco

Se coloca la cuña y después el pasador

encerdar el arco

Se peinan las cerdas

Encerdar un arco

Se coloca la otra cuña

Encerdar un arco

Se coloca la otra cuña

Encerdar el arco

Se recorta la cuña

Encerdar un arco

Afinando la cuña

6.

Y para acabar, se calientan las cerdas encima de una lámpara de alcohol y se tensan solas.

Encerdar un arco

Se calientan las cerdas

Encerdar el arco

El calor tensa las cerdas

Solo faltará ponerle resina, y el arco está listo para el servicio!”

Encerdar un arco

Arco listo

Fuente del artículo y de las fotografías:

Blog del luthier Pierre Guénégo