Casi todo el mundo tiene del violín la imagen de un instrumento dulce y celestial, emotivo y romántico. Algunos más avisados, pensando en figuras como las de Paganini, añaden tintes mágicos y diabólicos. O incluso hay quien, conociendo el mundo del folclore, lo ve como una parte indispensable de la cultura musical tradicional.

Pero pocos lo relacionarían con uno de los estilos de música más duros y rítmicos: el Metal y sus muchas variantes.

Y es triste tener que recordar cada poco que con el violín se puede tocar de todo. Si estás aprendiendo ahora no pienses en él sólo como un instrumento para la música clásica o el folk: úsalo para tocar cualquier tipo de música que te guste, desde el reguetón hasta el Punk.

Claro que estoy haciendo un poco de trampa. No todo se puede hacer con un violín tradicional sin amplificar pero, si nos abrimos a todas las posibilidades de expansión del concepto “violín”, las posibilidades son ilimitadas. Y para ejemplificarlo no conozco a nadie mejor que a Earl Maneein, probablemente el violinista más duro del mundo.

¿Que por qué digo eso? escuchad:

 

“Earl es un músico increíble que supera todos los límites creativos”

– Robert Trujillo, bajista de Metallica

 

“Soy un violinista / violista / compositor / arreglista cuyo trabajo se encuentra en una improbable encrucijada entre la música clásica occidental, el Heavy Metal y el Hardcore Punk, aunque también estoy versado en muchos otros géneros y estilos diferentes así que generalmente puedo tocar en cualquier estilo que se me pida”

– Earl Maneein

Como él mismo explica, esa mezcla extrema de estilos, influencias y educación es la que ha llamado la atención de “gente importante”, hasta el punto de que Earl no se ha limitado a atronar los oídos del público en locales angostos repletos de metaleros, sino que ha recibido encargos de auténtico calibre, como un concierto de violín para Rachel Barton Pine nada menos, una pieza sinfónica para el Carnegie Hall o diversos arreglos para el Vitamin String Quartet, con los que ha colaborado a menudo. Desgraciadamente no he encontrado ninguna grabación de su concierto para violín, pero sí podemos verle con el Vitamin String Quartet en este tributo a Metallica en el muy tradicional formato de cuarteto de cuerda:

“No se suele pensar en el violín como un instrumento rítmico. Siempre es la línea melódica, por eso a mí me interesaba llevarlo al otro extremo, haciendo por ejemplo versiones de Black Sabbath”

– Earl Maneein

El sentido del ritmo es fundamental en la forma de interpretar de Earl Mannein. A menudo se enreda en interminables ráfagas de notas de bajo en alguno de sus violines eléctricos de 6 ó 7 cuerdas (a los que se tiene que atar con un arnés) intercalandos con esos típicos solos demoníacos en agudo del Heavy Metal. Es tan espectacular y energético que es habitual que le graben cuando acude a probar violines eléctricos a su tienda favorita. Es hipnótico ver cómo su arco rebota en las cuerdas graves como si chisporroteara y consigue ametrallarnos los oídos con un torbellino de notas distorsionadas ejecutadas a una velocidad demencial.

En este vídeo en el que está probando un Jordan de 7 cuerdas explica algunas claves de su estilo de tocar y de lo que busca en un violín y un arco.

Seguro que, de los que habéis llegado hasta aquí, una parte estará emocionada con todo esto y otra parte no querrá saber nada de este tipo de música (¿música? ¡yo no he escuchado ninguna! dirán) y esta forma de interpretar. Es comprensible. Personalmente a mí me resulta irresistible, y si os pasa como a mí y queréis escuchar más metralla explosiva de buena calidad podéis buscarle en alguno de los grupos en los que colabora: Black Heart Sutra o Resolution15 (el único grupo Metal del mundo ¡con dos violinistas!).

También podéis comprobar que es capaz de comportarse tocando en un formato de cuarteto de cuerda clásico (pero a su manera claro) con el Vitamin String Quartet o con los aun más fronterizos Seven)Suns, una agrupación desprejuiciada que no tiene problema en compartir escenario con un grupo tan legendario como The Dillinger Scape Plan, en cuyos conciertos es habitual que alguien salga herido.

¿Os gustaría tocar como él? No creo que podáis, jojo. Lo cierto es que él da clases y también de violín clásico ¿dónde? ni idea pero yo pagaría por una masterclass suya.

Enfín, si tenéis la energía y la actitud, al menos podéis escuchar algunos consejos del propio Earl en este vídeo.

Y vosotros ¿conocéis a algún violinista más duro que Earl Maneein?

Fuentes:

http://www.earlmaneeinmusic.com/

https://www.facebook.com/dethviolin

http://www.sevensunsmusic.com/

https://www.vitaminstringquartet.com/

https://youtu.be/olrg19rNqqw