El violín eléctrico es uno de esos instrumentos habitualmente infravalorados desde todos los flancos; los violinistas clásicos lo ven poco más que como un juguete frívolo incapaz de producir sonidos que no sean ramplones y sin profundidad; los músicos de música moderna no dejan de sentir que es un violín, o sea, un instrumento blandengue y cursi para usar sólo en baladitas.

Pero lo cierto es que el violín eléctrico (o el acústico amplificado) ofrece un mundo de sonidos al menos tan amplio como el de la guitarra, e incluso yo diría que más, por su capacidad de producir notas tenidas.

Y las posibilidades se multiplican gracias a la electrónica de la mano de pedaleras de efectos, loops, ritmos y otros accesorios que proporcionan tal variedad de sonidos y opciones que pueden llegar incluso a abrumar.

En este mundo he estado experimentando hace un tiempo gracias al accesorio que os presento hoy, el GE100 de Mooer, un pequeño dispositivo que reúne las características de un pedal de efectos de sonido, una caja de ritmos y una loop station (más otras características sencillas como un afinador y un tutorial para guitarristas) a un precio sorprendentemente ajustado para las prestaciones que ofrece.

Desempaquetando el GE100.

Lo primero que notamos al abrir la caja es el peso y robustez del aparato, algo necesario ya que tendremos que manejarlo habitualmente pisándolo con los pies. El GE100 viene con un cable que, al ser conectado al aparato y enchufado a la red eléctrica, lo enciende de inmediato, ya que no posee interruptor de encendido. Esta es una característica que no me gusta mucho porque tengo la sensación que no es lo mejor para un aparato electrónico apagarlo desenchufándolo a las bravas.

Una vez enchufado se enciende su pantalla, de buen tamaño, luminosidad y legibilidad, que nos irá mostrando las distintas opciones.

Las conexiones son básicas: una entrada de audio para el instrumento (jack), una salida para amplificador o auriculares (jack) y una entrada para un posible reproductor de audio auxiliar (mini jack). Lamentablemente carece de entrada canon para poder conectar algunos de los micros del mercado que poseen dicha salida.

GE100

Se puede usar con pilas (4 pilas AA LR6), en cuyo caso el aparato se enciende cuando se conecta el cable del violín.

Efectos de Sonido.

Ésta es la funcionalidad principal del GE100, y su característica más conseguida. Ofrece una gama de 80 efectos de sonido preconfigurados de calidad, que pueden ir seleccionándose pulsando con el pie en los interruptores metálicos. A su vez, estos 80 preajustes pueden  personalizarse según 8 módulos de efectos, que son:

  • FX Module

Ofrece diversos efectos especiales como Compresssor, Boost, Flanger, Tremolo, Phaser, etc.,

  • DS (Distortion)

La distorsión amplifica la señal recibida (la ganancia) saturándola de forma que se modifica el timbre formándose una gran cantidad de armónicos. Como en el resto de efectos, es posible graduar el nivel de este efecto bajo varios parámetros, pudiendo ser guardada dicha configuración

  • AMP (Amp Simulation)

Ofrece la simulación de varios de los amplificadores más conocidos e importantes.

  • NS (Noise Gate)

Este efecto reduce la señal que sobrepasa el umbral configurado.

  • EQ (Equalizer)

Ecualiza el sonido en sus bandas, alta, media y baja.

  • MOD (Modulation)

Efectos que modifican el sonido de cierta manera: agregando una versión del sonido con retraso de tiempo a sí mismo, y luego variando el tamaño de ese retraso con el tiempo. Entre estos se incluyen algunos de los ajustes más utilizados como Chorus, Flanter, Phaser, Tremolo, Echo, etc. 

  • DLY (Delay)

Delay es un efecto de sonido que consiste en la multiplicación y retraso modulado de una señal sonora. Una vez procesada la señal se mezcla con la original. El resultado es el clásico efecto de eco sonoro

  • REV (Reverb)

Efecto que imita cómo se produce el sonido en dierentes espacios, al reflejarse en las distintas superficies. Es uno de los efectos más utilizados (y de los que más se abusa).

Cómo he comentado, hay 80 preconfiguraciones de distintas combinaciones de estos efectos, que ofrecen una completa gama de opciones para elegir nuestro sonido. Lo más sencillo es ir probando hasta encontrar un preajuste que nos guste, y después modificar alguno de sus parámetros para conseguir nuestro sonido ideal.

El problema aquí es que los cambios de configuración de los diferentes parámetros ya no son tan intuitivos y se hace algo farragoso ir buscando, cambiando y guardando parámetros. O quizás es mi falta de experiencia en este tipo de aparatos, pero el caso es que, unido al hecho de tener que estar agachado para ir regulando el aparato que está en el suelo, manejar tantas opciones se me hizo un poco farragoso.

El Looping system.

Una de las funcionalidades que más me llamaban la atención de este aparato era su capacidad de hacer bucles. Ya había realizado un taller sobre esta técnica anteriormente y sólo me faltaba decidirme por el dispositivo más conveniente. Si no sabéis en qué consiste la técnica del looping os recomiendo leer este artículo antes.

Y es realmente una gozada: El Ge100 permite grabar secciones de audio nada menos que de hasta 3 minutos cada una, que se reproducirán en bucle para que puedas tocar encima, grabando otro bucle a su vez, y así hasta un infinito número de capas. Obviamente, si acumulamos demasiados canales, el sonido se termina deteriorando y se crea confusión y ruido.

Hay que decir que el looping de este pedal es muy básico. No es posible retroceder hacia atrás con las capas, o guardar una para más tarde, tampoco sincronizar con los ritmos del dispositivo. Es decir, que hay que hacerlo todo de un tirón, si equivocas una nota no hay otro remedio que borrarlo todo y empezar de cero. Claro que, por el precio que tiene y las funcionalidades que ofrece no podemos exigirle las características de un aparato como concebido enteramente para esta función, como el Loop Station RC-30, que es mucho más caro y sólo sirve para eso.

La caja de ritmos

Otra de las virtudes que encontraremos es un completo catálogo de 20 ritmos de diferentes estilos (Funk, Rock, soul, jazz, swing, deixieland, blues, country, bluegrass, rumba, tango, etc.) que podemos editar en velocidad y volumen para acompañarnos cuando estemos improvisando o componiendo.

Se me ocurre que también puede ser una buena guía para intentar copiarlos haciendo chops.

En lugar de los ritmos, que podemos utilizar en combinación con el resto de funciones del GE100, también podemos activar un metrónomo al modo tradicional.

El pedal

Todo lo que hemos visto se maneja con los botones metálicos, pero también tenemos un pedal de expresión que podemos activar en cualquier momento para modular, o bien el volumen de salida, o bien una serie de 6 parámetros de efectos:

  • Wah: añade y controla el efecto wah-wah.
  • Una octava superior: la nota suena una octava más aguda.
  • Una octava inferior: la nota suena una octava más grave (ideal para hacer bajos haciendo pizzicato con el looping).
  • Ganancia: modula la ganancia del sonido.
  • Modulación: controla el efecto de modulación.
  • Reverb: modula el efecto de reverb general.

Tengo que comentar que, me ha resultado un poco confuso el uso del pedal de expresión junto con los efectos preseleccionados, es algo confuso, sobre todo si estás intentando utilizar el looping, al tiempo que intentas ir cambiando el efecto asociado al pedal. Enfín, imagino que es cuestión de usarlo mucho hasta pillarle el tranquillo.

Otras funciones

Por último, para completar todo lo que nos ofrece el gE100, contamos con un afinador (prefiero el de mi móvil, he de decir), y una serie de tutoriales sobre acordes, escalas, etc., que pueden ser útiles en momentos determinados. 

Conclusiones

El Ge100 es un estupendo dispositivo para comenzar a explorar el mundo de los efectos de sonido con el violín eléctrico o acústico amplificado. Con un precio ajustado, ofrece multitud de posibilidades para probar y experimentar: looping, distorsiones, ritmos… si tienes un violín eléctrico o un acústico con pastilla, y aún no te habías hecho con modificadores de sonido, el GE100 puede ser una estupenda vía de entrada para probar todos esos efectos de los que has oído hablar a los guitarristas pero que no terminabas de saber muy bien a qué se referían: delay, reverb, distorsión, chorus, wah-wah… 

Además, la función de looping, aunque básica y limitada, es suficiente para conocer y llegar a dominar sus mecánicas.

Así que, si ya tenías otros dispositivos de efectos o loopers, probablemente éste no te aportará nada más que el hecho de tenerlo todo unificado en un sólo aparato. Pero para aquellos que buscan adentrarse en este mundo, el GE100 es una opción muy recomendable.

Lo bueno

El precio. Con un precio de unos 100€, el GE100 se convierte en un dispositivo accesible entre los pedales de efectos de gama media.

La versatilidad. Loops, efectos pregrabados, pedal de expresión, caja de ritmos… muchas funciones en un solo dispositivo.

Construcción. Aunque esto es una apreciación personal y no tengo una gran experiencia en pedaleras, la calidad y robustez parecen buenas.

Sonido. La calidad del sonido y el resultado de los efectos es bastante bueno.

Lo malo

  • Loop muy básico. Aunque funciona bien, y permite infinitos loops largos, las casi nulas opciones lo hacen apto sobre todo para investigar y probar
  • Navegación confusa. Puede hacerse engorroso navegar por las diferentes configuraciones, sobre todo cuando intentamos combinar los efectos pregrabados con los del pedal, el looping, etc., ir de una función a otra puede terminar demasiado enrevesado.
  • Pocas conexiones. Sin entrada canon, no podrás usar muchos micros del mercado que utilizan esa conexión. 
  • Sin botón de encendido. Anécdótico, pero hay que apuntarlo.

Si queréis adquirirlo ya, Qarbonia lo vende en España por sólo 99€

Si quieres una crítica desde otro punto de vista, y escuchar algunos de los efectos del GE100, no dejes de ver este vídeo-review de Fiddlershop.