Mucha gente me escribe preguntando el posible valor de viejos violines heredados de sus abuelos, o por instrumentos que piensan comprar pensando que serán muy valiosos por ser antiguos.  Aunque al final sólo la experiencia permite valorar las características de un violín, conocer sus características y algunos detalles puede darnos algunas pistas.

Hace un tiempo escribí una entrada con consejos a la hora de escoger un violín, que amplié más tarde, más orientado a diferenciar los violines por su sonido. En este artículo vamos a profundizar con los consejos más desde un punto de vista visuala partir de un artículo de la estupenda Guía Mundimúsica de Violín y Viola de Hugo Pinksterboer (Mundimúsica ediciones).

Si hay nombres o conceptos que no reconoces o entiendes, no dudes en consultarlos en el Diccionario del violinista o en Anatomía de un violín.


 

Un buen violín.

Cuando empiezas a tocar por primera vez, todos los violines parecen iguales. Vamos a repasar las diferencias entre ellos para aprender a reconocer señales que distinguen a los buenos violines de los menos buenos, (o directamente malos). Pero hay que tener en cuenta también el arco que se use y las cuerdas que porte el instrumento son muy importantes, pudiéndonos despistar a la hora de valorar el sonido.

Factores visuales a tener en cuenta.

EL COLOR

barniz del violín

El color propio de la madera y el tono del barniz son los que definen el color de un violín. Algunos son de un naranja muy claro o incluso amarillentos, otros tienen un tono marrón muy oscuro o tienden al rojo o incluso al púrpura. Otros colores son muy raros y no los tendremos en cuenta.

BRILLO O MATE

Hay violines casi tan brillantes como un cristal. Otros con un tono más cálido y los hay con acabado mate. Algunos parecen recién bañados en barniz, en vez de haberles sido aplicado un pincel o pistola. Pero ningún violín puede sonar bien si la capa de barniz es demasiado gruesa.

TIPOS DE BARNIZ

Los fabricantes utilizan todo tipo de barnices, y sólo un experto vería la diferencia. El antiguo barniz de aceite es fuerte pero tarda meses en secarse. Los barnices sintéticos son los más duros y se utilizan para los violines de fábrica porque pueden ser aplicados a pistola rápidamente, es fuerte y fácil de limpiar.

ENVEJECIMIENTO
El violín del Titanic

¿Violín envejecido? No, el violín del Titanic – AFP

Los violines no tienen siempre un color uniforme. Los antiguos tienen pequeños claros en los sitios donde han sido más manoseados, efecto que se imita a menudo en violines modernos, haciendo que el violín parezca más antiguo de lo que es.

GRIETAS

En los violines más antiguos, el barniz puede tener grietas diminutas, y ese efecto puede ser también imitado. Alternativamente, se puede aplicar un barniz más oscuro a la madera para que parezca más antigua.

ENVEJECER POR ENCARGO

Algunos violines son envejecidos artificialmente para venderlos por más dinero. Se puede encargar un violín y pedirle al constructor que lo envejezca, incluso imitando pequeñas marcas y reparaciones. A muchas personas les gustan los violines con aspecto gastado (como los vaqueros vaya), mientras que a otras les gusta como recién salido de fábrica.

RIZO.
Flameado

El bonito flameado del Stradivarius “Sunrise”

El fondo y el aro del violín tienen a veces un tipo de dibujo como de piel de tigre, llamado flameado. Se puede comprobar la diferencia entre un rizo ancho y uno estrecho, y entre el más ligero y el más marcado. Cuanto más marcado es el rizo, más caro tiende a ser el violín. Se aprecia más el efecto colocando el violín bajo la luz y balanceándolo hacia delante y hacia atrás.

Voluta de violín AmatiVOLUTAS

La mayoría de las volutas parecen espirales perfectas, con bordes suaves y bien tallados. Otras parecen más toscas, lo cual no significa que el violín sea peor. Una voluta tosca puede ser un violín barato de fábrica o también un violín italiano antiguo y muy caro (aunque eso será más difícil de encontrar).

FILETESdecoración de violín

Los filetes suelen estar hechos de tres tiras de madera, pero a veces hay más. Estas incrustaciones no sirven sólo de decoración, sino que protegen la tapa y el fondo de posibles golpes. Hay que fijarse bien en ellos porque, en los violines peores, pueden estar pintados sobre la madera en vez de incrustados.

La caja

La caja de un violín puede ser más alta y ancha que la de otro, o más fina en la cintura; o la tapa puede estar más o menos arqueada. Y las violas tienen distintos tamaños. Haremos un recorrido por ella:

EL TAMAÑO

Los violines cuatro cuartos tienen todos más o menos el mismo tamaño, prácticamente al milímetro. Pero las violas son de distinto tamaño. La caja de una viola pequeña mide unos 39cm. de largo y la de una viola grande llega a los 44 cm.

VIOLINES MÁS DELGADOS

Algunas cajas pueden ser más gruesas y otras parecen más delgadas, aunque esto apenas afecta al sonido, pero puede significar que un instrumento se ajuste mejor a ti que otro. Por ejemplo, en una caja más estrecha por arriba puede ser más fácil alcanzar las notas más agudas, cuando se tienen las manos pequeñas.

STRADIVARIUS

Muchos violines se basan todavía en el modelo diseñado por Stradivarius alrededor de 1700, pero se utilizan los nombres de otros constructores para indicar diferentes modelos. Las diferencias son pequeñas pero están bien documentadas. Un modelo Stradivarius es un poco más ancho y tiene las f más cortas que un Guarnerius, por ejemplo.

LA TAPA

La tapa es la parte más importante de un violín. Las cuerdas hacen vibrar la tapa y son estas vibraciones, más que ninguna otra cosa, las que determinan el sonido del instrumento.

ABETO

La tapa suele estar hecha de madera de abeto macizo. El fondo suele estar hecho de arce macizo, que es una madera un poco más densa y pesada. Sólo los violines muy baratos tienen un fondo laminado, hecho de varias capas finas de madera.

VETA FINA

Los violinistas suelen preferir que la veta sea recta y no muy ancha, afinándose gradualmente hacia el centro del violín, aunque esto no necesariamente es siempre lo mejor. Hay violines con una veta perfecta que no suenan bien, y grandes violines con una veta imperfecta.

CURVATURA
tapa y fondo de violín

La tapa tiene un poco más de curva que el fondo

Una tapa plana suele dar un sonido más fuerte y poderoso que una tapa muy arqueada. La curvatura de la tapa suele estar entre los 15 y los 8mm. de alto. El fondo es algo más plano.

PEQUEÑO CANAL

Un violín con un pequeño canal o “valle” amplio cerca del borde tendrá normalmente un sonido mejor que otro en el que apenas se aprecie este canal.

LINEAS BIEN DIBUJADAS

Puedes pasarte horas mirando las líneas de un violín. Todas parecen similares, pero todas son algo distintas. Lo importante es que estén bien dibujadas y fluyan, sin que haya partes planas o ángulos raros. La curvatura no debe ser demasiado alta o baja, o demasiado estrecha y aguda. Aunque esto requiere experiencia, cuanto más mires más verás.

curvas de nivel de la tapa del violín

El grosor se mide exhaustivamente en cada punto de la tapa

GRUESAS Y FINAS

Algunos violines baratos tienen tapas más gruesas, porque se fabrican más rápidamente. Pero si es demasiado gruesa, el sonido será por el contrario “delgado”. Los mejores luthiers miden el grosor de la tapa hasta la décima de milímetro, para poder darle al violín exactamente el sonido que buscan.

ARO

En un violín de cuatro cuerdas, el aro mide unos 2,5 cm. Un violín más estrecho puede sonar duro y uno más ancho, vacío. Estas diferencias de tamaño pueden parecer muy pequeñas. En un violín, el aro tiene exactamente la misma medida en toda su extensión.

ABIERTO Y CERRADO

Se suele usar para pegar los instrumentos un tipo de cola que permite despegar las juntas de nuevo. Así, es posible reabrir el instrumento con facilidad para posibles reparaciones. Esto es muy difícil en un violín barato de fábrica, y hace inviable y no rentable su reparación.


 

Mango y diapasón

El mango y el diapasón afectan a la facilidad con que se toca un violín y también a su sonido. Te pueden revelar cosas sobre la calidad de su fabricación.

EBANO

Los diapasones suelen estar hechos de ébano, una madera negra y muy dura. Cuanto más liso y homogéneo sea el diapasón, mejor se toca. Los violines baratos a veces tienen diapasones de una madera suave y de color claro, pintada de negro para que parezca ébano. Esto se reconoce por las marcas que suele dejar a los lados o por trozos mal pintados.

DEDOS GRUESOS

Las ranuras de la cejilla, en la parte de arriba del diapasón, determinan la distancia entre las cuerdas y su elevación sobre el diapasón en ese extremo. Las cejillas se pueden cambiar. Si tienes los dedos gruesos, te puede venir mejor una cejilla con ranuras a mayor distancia, y viceversa.

COMPRUEBA

Los mangos suelen tener un color más claro, ya que en un mango oscuro se verían mucho más las zonas desgastadas. En los violines más caros la madera no suele estar barnizada, sino protegida con un poco de aceite. Comprueba si la curva del mango se posa cómodamente en tu mano y si no hay bultos o cosas raras.

DIAPASON CURVADO

Diapasón curvado

El diapasón se curva muy ligeramente de forma cóncava, si lo miras desde un lado. Si no es así, las cuerdas chocarán con la madera al vibrar.

RECTO

Por supuesto, el mango y el diapasón deben estar completamente rectos y estar colocados en el centro exacto del violín. No deben curvarse a derecha o izquierda desde un extremo al otro. Ni tampoco debe parecer que alguien ha forzado la madera fuera de su forma natural. Una buena recomendación es echar siempre un buen vistazo al mango desde la voluta hacia el puente.

EN EL CENTRO

Otro consejo para mirar violines: sujeta el violín con el cordal hacia ti y comprueba si el puente está colocado exactamente en el centro entre las dos f, y también si las cuerdas se alinean perfectamente rectas a lo largo del diapasón.

HACIA ABAJO
diferencias entre violín barroco y violín moderno

a: Violín barroco (Jacob Stainer, 1668)  –   b: Violín moderno; (J.B. Vuillaume, 1867)

Si lo miras desde un lado, verás que el mango se inclina un poco hacia abajo. Esto no sucedía antes de 1800. En aquel entonces había un ángulo de 90º entre el mango y el aro. Como consecuencia de esto, las cuerdas presionaban menos sobre el puente, y por eso los instrumentos antiguos suenan más suaves.

Un ángulo menor del mango hace más presión en el puente, produciendo un sonido mayor, más fuerte y radiante.

Tensión

La tensión es la distancia entre las cuerdas y el diapasón. Que las cuerdas estén muy altas sobre el diapasón (tensión alta) hace que sea difícil tocar. Si están demasiado bajas (tensión baja), pueden empezar a hacer ruidos. Entre ambos casos, es cuestión de gustos. Una tensión más alta puede dar a tu instrumento un sonido algo más claro y poderoso.

CEJILLA

Las cuerdas no deben llegar a tocar el diapasón en la cejilla. En el otro extremo del diapasón, la distancia entre éste y las cuerdas es mucho mayor. Ahí, las cuerdas gruesas están un poco más elevadas que las finas, porque necesitan más espacio para moverse. La cuerda mi tiene normalmente una tensión de 3 mm, mientras que la de sol está unos 4 ó 5 mm por encima del diapasón. Las cuerdas de tripa necesitan una tensión más alta y las metálicas más baja.

En violines nuevos sin ajustar puede que la tensión sea alta, con lo que costará más tocar. Se puede arreglar colocando un puente y una cejilla más bajos.

El puente

puente del violín

Puente sin preparar

El puente es inclinado por delante y recto por detrás. La parte de atrás debe ser perfectamente vertical y las patas del puente deben estar colocadas exactamente entre las muescas de las efes.

MOTEADO

Unos puentes son lisos y otros moteados, pero esta característica no define su calidad. La veta recta es más importante.

Un puente pesado puede apagar el sonido (como hace una sordina), pero si es demasiado ligero puede ser débil o difuso. Además cuánto más dura sea la madera proporcionará mayor volumen y un sonido más brillante.

Hay puentes de diferentes modelos, pero cuesta diferenciarlos si no eres luthier. Un puente debe estar hecho y colocado a medida para el violín en el que se colocará.

A medida que se toca un instrumento, se van hundiendo las cuerdas en el puente. Si las ranuras son demasiado profundas las cuerdas se apagarán y costará afinarlo, reduciendo la tensión. Idealmente, las ranuras deben permitir que dos tercios del grosor de la cuerda sobresalgan del puente. La cuerda mi, que es la más fina, es la que más fácilmente puede hendir el puente y por eso se le suele poner un canutillo de plástico o fieltro a la cuerda.

La parte superior del puente tiene casi la misma curvatura que la parte superior del diapasón. El puente es más alto en el medio y más bajo hacia la cuerda más delgada. Al principio es más fácil tocar con puentes más curvados, evita que toques dos cuerdas a la vez.

Casi todos los puentes se hunden un poco con el tiempo, por la presión de las cuerda. Un violín sólo producirá su mejor sonido con un puente totalmente recto, por lo que hay que cambiarlo cada cierto tiempo.

ALTURA DEL PUENTE.

Los puentes suelen medir entre 31 y 35 mm. en su punto más alto. Un puente demasiado alto puede hacer que el sonido sea un poco vacío, aunque puede utilizarse para compensar un ángulo demasiado pequeño en el mango.

El alma

El alma es ese palito ubicado dentro de la caja, bajo el puente y algo detrás. Además de reforzar la estructura, es vital en la producción de sonido.

El alma debe estar recta y ser suficientemente larga para que esté bien sujeta pero sin empujar mucho la tapa y el fondo. La posición exacta es fundamental y debe ajustarse al milímetro. Un mínimo movimiento del alma puede modificar el sonido general o de alguna cuerda.

Las clavijas

Las clavijas se utilizan para afinar, generalmente en combinación con los tensores, aunque los profesionales suelen usar estos en menor medida, mayormente en la cuerda mi.

Las clavijas son más gruesas en la parte del tirador, para evitar que se suelten. Suelen ser de ébano, madera dura utilizada a menudo también en cordales y barbadas (junto con el palisandro y el boj). El palisandro es marrón rojizo y la madera de boj más amarilla.

A veces un violín barato puede tener clavijas de otras maderas más blandas, que pueden deteriorarse con el roce de las cuerdas, llegando incluso a romperla.

Las clavijas deben girar fácilmente sin deslizarse solas. Los violines baratos suelen ser un suplicio en este aspecto por lo que es preferible ponerles tensores y usar mayoritariamente estos para afinar.

TENSORES O MICROAFINADORES

Los tensores son útiles y populares, sobre todo usando cuerdas de metal o sintéticas. No se suelen usar con cuerdas de tripa. Además, muchos profesionales consideran que disminuyen el sonido del instrumento, aunque sea ligeramente. Hay tensores largos y cortos; los largos facilitan algo más la afinación y el cambio de cuerdas, aunque hay que tener cuidado si el cordal está cerca de la tapa porque pueden llegar a dañarla si se aprietan mucho.

El cordal

cordalesHay cordales de madera, metal y sintéticos, con o sin decoración y con tensores que pueden ser incorporados. El cordal también influye en el sonido del instrumento.

Al igual que las clavijas el cordal puede ser de madera boj, palisandro o ébano, pero también los hay de materiales sintéticos. Existe el cordal modelo francés o el modelo Hill, más anguloso.

Un cordal pesado puede apagar ligeramente el sonido, mientras que uno ligero puede proporcionar un sonido más claro, pero con menor fuerza. Es algo parecido a lo que ocurre con los puentes. Todo esto se aprecia por ejemplo con un cordal pesado pegado al puente y con tensores grandes y largos, todo ese peso puede apagar el sonido.

Además, las cuerdas deben quedar perfectamente paralelas en la zona entre el puente y el cordal; si no es así, es que éste es demasiado estrecho o demasiado ancho para ese violín.