Cuando un virtuoso clásico y un virtuoso de música “popular” se juntan suelen pasar cosas buenas ¿recordáis a Menuhin y Grappelli? En esta ocasión, el popular Yo Yo Ma se unió al “fiddler” Mark O’Connor (sí, el del Método O’Connor), y junto al Edgar Meyer al contrabajo, interpretan esta intensa versión del tema de O’Connor Appalachia Waltz.

Ocurrió en 2000, en el Lincoln Center de New York City.

Yo Yo Ma

“¿Qué hizo Bach? tomó todas estas danzas de todo el mundo conocía y las puso en forma de suite. Danzas antiguas, nuevos bailes, danzas cortesanas, danzas campesinas. Y lo que Mark hizo fue coger esta pieza que es algo basado en el estilo de tocar el violín noruego, con el zumbido y todo eso, escrita en Santa Fe, y la llamó “Appalachia Waltz“. Es tan cambiante. Es tradicional. Es nuevo. Viene de muchos lugares diferentes, pero es auténtico. Así que después de una larga noche de Bach, en lugar seguir interpretando a Bach, esta es la opción perfecta.”

Mark O’Connor

“Compuse Appalachia Waltz en 1993, mientras estaba sentado en una cabaña en el desierto de Santa Fe. Me encontraba escribiendo un fragmento de mi segundo concierto allí, y trabajando en el “Trail of Tears” con la esperanza de encontrar algo que identificara la cultura indígena de Nuevo México. Entonces, de improviso, ¡el tema apareció en mi cabeza, con todas las dobles cuerdas, los tonos, todo a la vez! En 15 minutos estuvo escrito. Me pareció demasiado íntimo para mi concierto, así que lo guardé y envié a Yo Yo Ma un par de años más tarde. Resultó ser el impulso y la inspiración para los dos proyectos que grabamos.

Es una de mis obras más queridas, y me gusta pensar que es por esta razón: cuando se toca para músicos folk, suelen pensar que es música clásica. Cuando se toca para músicos clásicos, la mayoría la siente como música popular. Appalachia Waltz parece existir equidistante de varios lugares. Cada oyente lo siente en términos muy personales y diferentes. Cuando Yo Yo Ma lo interpreta sin acompañamiento, como en un bis de sus recitales sobre las Suites de Bach ¡hay quien piensa que es algo antiguo y alemán! Cuando lo toco en solitario en el sur de California, a algunas personas les recuerda a sus abuelos, de las montañas de Carolina del Norte. Nada de todo eso es la verdad, pero todo ello es un puente que me encanta cruzar. Appalachia Waltz se ha convertido en una de mis composiciones más importantes porque me ayudó además a cruzar otro puente: entre público y artista.

Es un puente de confianza. Como artista mi esperanza siempre está en que el público y yo nos reunamos en la música. Audiencia… intérprete… la música… son elementos de una ecuación. Cuando todos los factores funcionan, ¡no hay sensación igual!”

Mark O’Connor

Para hacerte con la partitura, visita el sitio de Mark O’Connor.